Un día de Rutina

Hoy
es un día más
no precisamente igual que ayer,
aunque lo parezca así.

Hoy
por ejemplo:
no está el perro que día con día
se rasca en la esquina del mercado.

Tampoco está la vendedora de pepitas,
que en estos días lluviosos
se moja ahí en la calle;
ni aquella indígena
que venía todos los días,
a ganarse un centavo
por estas avenidas
(y para hacerlo, solía dejar su crío
dentro de una caja
que ocupaba para su mercancía).

Hoy
creo que todo es diferente,
al menos:
hoy
sé que he usado menos formalismos que ayer,
hoy
pienso que has sido sincera conmigo,
hoy
sé que he sido sincero contigo;
en fin:
hoy
creo que es diferente a ayer.

                   Ciudad de México, 6 de julio de 1983

Comments are closed.