Pensando en ti

Escucha pequeña,
a veces
me dan ganas de aprisionar al mundo,
demolerlo, triturarlo y masticarlo.

Pero en ese instante
me detengo y reflexiono;
pienso en ti,
y en la ciudad que nos envuelve.

Pienso en las largas y anchas avenidas
que recorrimos juntos,
en los atardeceres de álamos frente a la lluvia;
o la lluvia simplemente mojando la sombra de nosotros.

Pienso también, cuando era tu cómplice,
y los dos escapábamos, a alimentar nuestro amor,
sobre el pasto que crece
en aquellos parajes y ruinas de encanto.

Tu boca jadeaba, llena de pasión,
sangraban tus labios deseosos de amor,
tu mirada tierna penetraba en mi alma
provocando en ella, profunda emoción.

Ahora, mientras tu ausencia duerme
y las nubes se pasean por toda la ciudad,
me quedarán los deseos, de aprisionar al mundo,
demolerlo, triturarlo y masticarlo.

                                         Ciudad de México, 22 de julio de 1984

Comments are closed.