Niño que llora

Llora niño, llora
que en tu llanto infinito se conjugan:
la tristeza más profunda de la tierra,
la soledad sempiterna de la ciudad entera,
y el dolor de tu gente que clemencia espera.

Por ello,
llora niño, llora
que tu llanto recoja en el camino andado,
el polvo levantado por mis pies cansados.

Llora niño, llora
llora en el trolebús fugaz y en la avenida risueña,
llora hasta que los transeúntes y compañeros de
[viaje,
alcancen las estrellas.

Llora niño, llora
llora hasta que las parejas
del solitario parque,
encuentren el amor.

Llora niño, llora
llora hasta que tu llanto,
sea la alegría infinita
de todos los niños del planeta.

En fin
llora niño, llora
llora aquí en la ciudad,
que la tarde dorada
en silencio se va.

Ciudad de México, 3 de mayo del 2002

Comments are closed.