Los hombres del futuro

Los  hombres del futuro,
se suben a sus naves
y se desplazan rápido
para alcanzar una estrella.

Se desplazan aprisa
con sus rostros de esfera
entre el ruido infernal,
de esa enorme ciudad.

Caminan por sus calles
y cruzan avenidas;
reflexionan metódicos
y después …, continúan.

Los hombres del futuro,
son hombres calcinados,
hombres con frío en los brazos
y el corazón helado.

A los hombres del futuro,
se les ha esfumado el llanto,
se les agotó el aliento
y la flama del corazón.

Los hombres del futuro,
simplemente son:
Robots de los nuevos tiempos
sin alma y sin corazón.

Vagan por todas partes,
por avenidas y calles,
por tabernas y por bares
de las modernas ciudades.

Se acercan a los humanos
y les roban el aliento,
pero éste se les diluye
en un lento y suave viento.

Los hombres del futuro
cuando hablan del amor,
piensan en una fórmula:
química o matemática.

Los hombres del futuro,
no tienen sentimientos,
viven con la razón
mirando el futuro incierto.

Los hombres del futuro:
no lloran, no ríen, no sienten;
son el fin del amor
que alegre se lleva el viento.

Ciudad de México, 23 de junio del 2009

Comments are closed.