Huellas de inesperadas formas (Luz Ma., para ti, estos recuerdos de Xalitla, S.L.P.)

Gotas del tiempo y del recuerdo ancladas,
envueltas en paisajes perdidos en la nada;
tu imagen detenida en la distancia lejana,
de la que cuelgan sueños, y aspiraciones doradas.

Inocencia febril e ingenuidad de estrella
refleja tu mirada;
cuando al voltear tu rostro, quedas atrapada
por el paisaje rojo, de la montaña soleada.

Tu figura infinita, de calidez jovial,
le da un encanto a cielo, a esta región tan sola;
aquí, no hay más que nubes blancas y rojas amapolas;
hay aire fresco y ríos, que van como las olas.

Sobre el asfalto, lucías perfecta como la primavera.
A lo lejos, esa montaña quieta de empinadas veredas:
de árboles oscuros, y hojas de enredadera,
le daban a la tarde, ojos para poder mirarte.

Todo esto quedó en el tiempo,
y ahora son huellas de inesperadas formas.

                                              Ciudad de México, 1 de junio del 2006

Comments are closed.