Libros Publicados

Pasos que rompen la memoria de los años

Prólogo

Lector, tienes ahora en tus manos este nuevo libro de Erasmo Nava Espíritu: Pasos que rompen la memoria de los años. En sus páginas recrea ambientes citadinos y de todo tipo con una peculiar emoción, como si hubiera llovido adentro de nuestra alma después de visitarlos.

El poeta tiene la capacidad de encomendar a la metáfora el destino de un barrio, preservado en forma de recuerdo: su poesía desarrolla la grata virtud de reorganizar lo contemplado por el poder del signo evocativo. Los pendientes levantan las palabras que caen de sus manos, “sólo para decir adiós”.

En la oportuna recreación de estos paisajes de ciudad que han madurado cuidadosamente en su voz poética, se maneja a los recuerdos con el frescor de un ser que da valor a la vida, asemejándose al vuelo espiritual que la alta literatura mística arranca a los vientos, o bien, suele encargar a las palomas, y así, nos brinda el poeta Erasmo Nava Espíritu, esa llamada “a misa” con su alcance irrepetible y único: “Como palomas blancas llegan jadeando los recuerdos”.

Es que, del paisaje exterior, pasamos al paisaje interior. Casi sin notarlo nos enriquecemos con los Pasos de Erasmo, que consisten en eso. Abolir la memoria de los años. Cuando el recuerdo resplandece lo demás se apaga, nuestro mundo vital se ha enriquecido. Algo surge y camina hacia el tiempo de la revelación.

Si hubiéramos de buscar una constante en su estilo, tendríamos la manera eficaz de redireccionar el texto hacia el final, con frases oportunas que alertan el sentido y lo cambian todo a partir de una última revelación: “Todo esto se mueve como un enorme animal de cien patas que jadea”.

Atrae asimismo, su facilidad para el cierre de capítulos, como ocurre al introducir el siguiente giro adversativo que guarda la posibilidad de transformar el entorno: “…pero la vida sigue por donde emigran y van cantando las palabras”.

Una constante en la forma de poetizar: el alma se enriquece con lo humano. Erasmo no desdeña los motivos que la calle le ofrece; en un poema escrito en 2003 recopilado en: Cuando los dioses hablan y otros poemas (Editorial Garabato), no vacila en prodigar a un personaje que vendía con ansia, el hondo trazo: “eras el arrebato de la alegría más pura”. En su Oración a los Humanos, gana el juego del tiempo a favor de su amada Luz María, al invocarla en el pasado que adelanta el futuro y declararle su amor desde el fondo del alma, amor que se creó “cuando en silencio cruzaste las calles del mañana”.

En La danza mortal de las palmeras, (Verso Destierro) ya en 2011, sigue a Efraín Huerta al Más allá de la poesía, y así llegamos al Erasmo de hoy, que en la valiosa obra que nos ocupa reúne el trazo, el color y la impronta de lugares pisados por el alma que en seguida los vuelve, como él, espirituales, para que nos hagamos todos al andar, que es cuando se hace camino; al beneficio del viaje que una vez iniciado en sus palabras, seguiremos en fe de ruta, movimiento y asombro hacia la luz que no acaba.

Vayamos, pues, querido lector, hacia el imaginario con sus verdes prados donde nada nos falta, demos vuelta a la hoja donde se crea el hechizo en que el poeta nos hace pastar, porque estamos a punto de zarpar, es el instante de emprender la lectura que un llamado nos urge a continuar, hacia el futuro que es caminata, puente, atajo de donde no se vuelve nunca igual.

Carlos Santibáñez Andonegui Primavera 2015


La danza mortal de las Palmeras

La danza mortal de las Palmeras

Presentación

La danza mortal de las Palmeras, de Erasmo Nava Espíritu, es un poemario que coloca la cotidianeidad en la poesía. En ese sentido, lo ordinario y común, se presentan con las raíces y el significado que un poeta encuentra y expresa con sutileza y belleza. Sólo un poeta mira la candidez de las cosas, explica la profundidad de lo aparentemente normal o regular de la vida, dispone la palabra sentida ante las cosas que al existir, sólo son objetos, circunstancias, coyunturas, pasajes y momentos efímeros. Entonces la poesía se torna reveladora de los significados que tienen los días, el horizonte, el cielo, las nubes.

Erasmo revela la esencia de aquellas cosas en las que los demás no reparamos, inadvertidos pasan aquellos aspectos sencillos que guardan palabras para el poeta, y éstas nos conmueven al encontrar las dimensiones que se presentan y que no valoramos. Las cosas simples se tornan entrañables de significados cuando un poeta las describe. Él viene de lo sencillo y hace sublime el panorama diario.

Así es como Erasmo Nava Espíritu reproduce la esencia histórica de la poesía, la originalidad del arte, al tratar aquellos aspectos que se vuelven rutinarios, que damos por ciertos sin más palabras, vistos sin más miradas, pero que están contenidos de palabras que un poeta solamente puede discernir.

De esa manera, los poemas que se presentan en esta obra toman los temas de las simples cosas y dan pretexto a la poesía, como el olor a violetas, las frágiles sirenas, el viento, la libélula, la gaviota, los ojos, y el propio poema que da título al poemario: La danza mortal de las Palmeras. Este poema refiere la sensibilidad de un poeta ante el panorama aberrante, al observar las palmeras emblemáticas en el suelo de su lugar de origen. Entonces el poema se convierte en la voz del pueblo, y en un canto de dolor ante los actos de poder que aniquilan la naturaleza y la adherencia a la tierra, a los horizontes que enmarcaron la vida y entrañaban recuerdos.

Otros poemas enfocan aquellos aspectos que son simples y normales, pero que se transforman con la poesía. De tal manera que el poeta habla de significados imperceptibles ante nosotros como un pedazo de cielo, la manera que se goza una copa de vino.

Hay otra parte que el poeta lleva consigo como estigma penetrado al alma, es la tradición de su tierra Mochitlán, la danza de Los Tlacololeros, que lo atraparon desde su infancia en asombros imborrables, emblemas perennes, las imágenes del pueblo que quedaron para siempre en su mente, no obstante que buena parte de su vida la ha hecho en la Ciudad de México.

El poemario también lleva la transición de una poesía en prosa que se describe en la mayoría de los textos, a otra fundamentalmente metafórica y abstracta, que empieza a nacer en algunos versos y a marcar un nuevo estadio en el desarrollo de las letras de Erasmo Nava y del arte.

De Erasmo Nava Espíritu, La danza mortal de las Palmeras es el tercer trabajo personal que le ha sido publicado. Todos sus poemas que antecedieron esta obra en el camino de la prosa y la conjunción de observar, vivir, amar y escribir, son parte de una trayecto creativo iniciado hace años y actualmente, de un trabajo realizado en el seno de la Sociedad de los Poetas del Viento, la Tierra y el Agua, formada en la Ciudad de México por entrañables amigos, que se dieron la tarea de honrar la amistad y la poesía llevada desde la juventud, con el propósito de ser originales y recrear las experiencias del arte.
Juan Daniel Ramos Sánchez
Presidente de la Sociedad de los Poetas
del Viento, la Tierra y el Agua,

Ciudad de México.


Cuando los Dioses hablan y otros poemas,

Cuando los Dioses hablan y otros poemas,

Prólogo

Buscar en lo cotidiano el rostro de lo trascendente es misión de seres que sienten en su interior un impulso indescriptible, del cual sólo se atina a externar que es de gran intensidad y permanente. En todos los tiempos, buscar la respuesta al gran enigma de la vida es lo que le ha dado movimiento a todo.
En Cuando los Dioses hablan y otros poemas, de lo cotidiano a lo trascendente, Erasmo se encarga de señalarnos una y otra vez que en lo cotidiano se entrelazan emociones, sentimientos y pensamientos que crean un tejido imperceptible para los ojos distraídos por las preocupaciones, la ignorancia y la indiferencia.
En la presente obra, Erasmo lo mismo le canta a las ciudades de México que a la Pareja urbana, ve en los cuerpos ansiosos de los amantes no sólo el deseo, sino la vida misma que busca su cauce, hace de un hombre con el brazo enyesado un acto estoico y precisamente un canto a la vida.

Sin mencionarla tal cual, Erasmo acude a la sincronía y hace del espacio y del tiempo sus aliados; por eso juega con los escenarios y sus personajes, dilata los segundos y los días, los presenta como un suspiro; muestra de ello es el poema que da pauta al título del libro: Cuando los Dioses hablan.
Amigo lector, en tus manos tienes una obra en la cual sale a la vista el esmero del autor por presentarla con una exquisita sencillez… y lo logró.

El autor consiguió arrancar de los rostros e historias cotidianas lo trascendente…ese es Erasmo Nava Espíritu, un hombre que en su epitafio dirá:”

“Aquí yace un Ser que buscó la verdad”.
Abel Pérez Rojas
Julio, 2007


Oracion a los humanos y otros poemas

Oracion a los humanos y otros poemas

Prólogo

Oración a los humanos y otros poemas es una buena experiencia literaria de Erasmo Nava Espíritu, quien conjunta un material que tiene como temas de inspiración: la mujer, la vida, las ciudades y el ser humano, que expone con bastante soltura.

Erasmo Nava Espíritu nos habla del amor, con aire nuevo: “Volverán / los amantes locos, / volverán /. Soñarán con sirenas, niñas buenas y el mar/”.

Se atreve, con la trivialidad, para extraer de ella la poesía: “Hoy/por ejemplo:/no está el perro que día con día/se rasca en la esquina del mercado/”.

Iluso, sueña que los vicios abandonarán la ciudad y en su lugar florecerán las virtudes; y es el citadino que en la avenida Juárez, juntito al Hemiciclo, contempla los pájaros del alba picoteando la savia eterna de los álamos.

Con esta entrega, Erasmo nos da una muestra de gran sensibilidad poética, capaz de enfrentar el universo de la inspiración, y nos hace sentir que está armado caballero para emprender los difíciles caminos de la poesía, y al hacer la presentación de Oración a los humanos, deseo que su libro sea bien recibido por la crítica y que pronto tengamos noticias de nuevas producciones”.

Guillermo Augusto García Cuevas


Comments are closed.