HOMBRES CON OLOR A AZUFRE

En mi país,
hay hombres con olor a azufre
y húmedo aliento,
que dominan los caminos y los pueblos;
hombres que la sociedad rechaza
porque muestran el rostro de la muerte.

Estos extraños hombres
en sus manos llevan sangre y llevan llanto,
llevan poderosas armas y la libertad colgando;
llevan presa a la esperanza,
al miedo llevan
temblando:
entre plagios, levantones y secuestros.

Feroces cabalgan traficando:
anfetaminas,
mariguana,
mujeres,
niños y niñas,
y todo lo que lastima a las personas.

Estos hombres son
mensajeros de la muerte:
sin alma
sin corazón
ni alegría.

Solos vagan por el mundo…

viven a salto de mata
con eterno sobresalto;

en este país de tantos muertos,
una vida invisible se levanta
como caballo de fuego
y una espada ardiendo, a liberar
mi patria atormentada.

Comments are closed.